, , , Posted by on

¿Qué hacer una vez que te mudaste?

Hace un tiempo, desde Grupo Nova te ayudamos a organizar una mudanza con consejos acerca del embalaje de los muebles y los objetos a llevar, con tips para que tu viejo y tu nuevo departamento no se conviertan en el escenario de una guerra campal. Hoy te vamos a contar cuáles son las acciones que deberías seguir una vez que te mudaste y estés estrenando tu nuevo hogar.

Desandar el camino del embalaje
En esta oportunidad, ya no hay que embalar y meter en cajas sino todo lo contario. Llegó el momento de sacar las cosas de las cajas y empezar a ordenar. Sin dudas, se trata de una de las peores partes del asunto. Si cumpliste con los consejos de la etapa anterior, entonces tenés identificado que hay en cada una. Para no enloquecer el primer día y caer en un estado de agotamiento, lo que hay que hacer es ocuparse es establecer prioridades y avanzar poco a poco con el trabajo.

Por ejemplo, lo primero es acomodar la comida en la heladera para no cortar con la cadena de frío. Luego, podés ir ubicando aquellos objetos que precisas en tu cotidianidad, como por ejemplo algunas prendas de vestir y los artículos de limpieza básicos, como jabín, pasta de dientes y un juego de sábanas. A medida que vayan pasando los días, vas a poder ir definiendo qué cosas vas guardando y en qué lugar. Lo mejor es establecerse objetivos para que el desempacar no se convierta en una tarea infinita ni se prolongue demasiado en el tiempo. Por ejemplo, prever desramar dos cajas por día o por habitación.

La limpieza también es una etapa fundamental. Seguramente recibiste el departamento limpio, pero el ir y venir de cajas y las ventanas abiertas para ventilar seguramente levantaron un poco de tierra. Lo mejor es hacer una limpieza profunda e incluso sería ideal preguntar en tu nuevo edificio (o contratar uno) un servicio de exterminación de insectos y plagas.

Colocar las cortinas: especialmente si tenés alguna ventana que da al exterior. El motivo es obvio: ganar privacidad e intimidad.

Armar los muebles: para cumplir con este paso, lo mejor es pedir ayuda a algún amigo. A veces, hay que manipular varias partes de un mueble y mientras uno coloca un clavo, el otro sostiene una pieza. Así será más rápido y estamos menos expuestos a algún accidente doméstico.

Avisar tu nueva dirección: una vez que ya estás más organizada, tenés que avisar a todos tu nueva dirección: eso incluye no sólo amigos y familiares sino también al banco, a tu seguro de salud, a la suscripción de tal revista, etc.

Dar de alta los servicios: tendrás que hacer un par de llamadas para pedir Internet, cable y otros adicionales.

Consuelo: una vez que pasas esta etapa, empezás a amar tu nuevo departamento y te surgen una increíbles ganas de diseñar tus espacios y embellecerlos.

Please follow and like us:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *