Archivos

, , , , Posted by on

Tips para mudarse solo por primera vez

“Llegó el momento”. Eso es lo que pensaste cuando al fin te decidiste que era hora de abandonar el hogar paterno y mudarte solo. Pero ahora que estás por hacerlo, te das cuenta que tenés un montón de responsabilidades y cuestiones por resolver. Estás a punto de agobiarte, tanto que ya no sabés si querés hacerlo. Sin embargo, esto pasa en la mayoría de los casos: a veces parece que es más difícil de lo que te imaginabas. Tranquilo: si ya estás en el baile ¡bailemos! Grupo Nova te acompaña en el estreno de tu libertad con estos tips para mudarte solo por primera vez.

Donde vivir
Elegir nuestro nuevo hogar tiene que estar influenciado por dos cosas: la primera de ella, más subjetiva: que el sitio nos agrade y también que nos quede cómodo para movernos por los lugares que frecuentamos a diario, por ejemplo la facultad o el trabajo. Y una segunda cuestión que está más vinculada con lo económico. ¿Cómo vas a financiar tus gastos? Es importante que hagas un análisis de tu situación actual: considerando los ingresos disponibles y los egresos. Esto te mostrará un panorama más real acerca del departamento que podés permitirte pagar.

Equipar la casa
No basta con decidir a donde te vas a mudar: después tenés que equipar todo un departamento. Esto incluye desde el mobiliario más “importante”, como la cama, una mesa y la heladera, hasta las cosas “menos pensadas”: como sábanas, repasadores, cortinas y ¡hasta un pelapapas! Comprar todo de una sola vez es costoso por eso una buena idea es que les preguntes a tus familiares si tiene algún mueble que ya no usen y después aplicar tu propio estilo. Por ejemplo, a una mesa vieja le podés cambiar por completo la cara, si la pintás con algún color de moda. También podés aprovechar las ferias de antigüedades para conseguir cosas lindas y a buen precio. Este es tu momento para tener un espacio propio, que tenga tu estilo. Pintá alguna pared, dales vida con fotos y cuadros.¡Aprovechá!

Ahorros
Como consejo, es importante que antes de mudarte además de ir armándote de a poco con cosas básicas, también vayas ahorrando. Guardar dinero no sólo para los gastos “obvios”, aquellos que sabemos que vamos a tener todos los meses, sino también para aquellos que surgen como imprevistos, por ejemplo el cambio de cerradura o alguna refacción doméstica.

Asesoramiento profesional
Mudarse solo es toda una experiencia, de la que podemos deducir algunas cosas por sentido común, pero de la que no sabemos nada en lo absoluto en otras cuestiones. Es por eso que es importante pedir ayuda a los expertos, que nos informarán acerca de cuestiones administrativas y legales. En Grupo Nova, podrás encontrar el apoyo que necesitás para este gran paso.

Servicios
Al mudarte, tenés que dar de alta los servicios: es algo que debe hacerse con tiempo, ya que no suelen venir a conectarte la luz o el gas de un día para el otro. Por otro lado, no te olvidés que todos los meses hay que pagar las cuentas: de modo que si sos despistado, una buena ayuda es gestionar los pagos vía online, así se debitan de tu cuenta y después no renegas porque te cortaron el celular.

Gastos
Suele suceder que el primer mes, los “principiantes” terminan con los números al rojo vivo. Para que eso no te pase seguido, lo mejor es fijar una cantidad de dinero para ciertos gastos: por ejemplo, separar aquellos que son obligatorios, como alquiler, expensas y servicios, de aquellos que vamos a destinar al ocio y a las salidas, y mucho mejor si destinamos una cifra a los “imprevistos”.

, , , Posted by on

¿Qué hacer una vez que te mudaste?

Hace un tiempo, desde Grupo Nova te ayudamos a organizar una mudanza con consejos acerca del embalaje de los muebles y los objetos a llevar, con tips para que tu viejo y tu nuevo departamento no se conviertan en el escenario de una guerra campal. Hoy te vamos a contar cuáles son las acciones que deberías seguir una vez que te mudaste y estés estrenando tu nuevo hogar.

Desandar el camino del embalaje
En esta oportunidad, ya no hay que embalar y meter en cajas sino todo lo contario. Llegó el momento de sacar las cosas de las cajas y empezar a ordenar. Sin dudas, se trata de una de las peores partes del asunto. Si cumpliste con los consejos de la etapa anterior, entonces tenés identificado que hay en cada una. Para no enloquecer el primer día y caer en un estado de agotamiento, lo que hay que hacer es ocuparse es establecer prioridades y avanzar poco a poco con el trabajo.

Por ejemplo, lo primero es acomodar la comida en la heladera para no cortar con la cadena de frío. Luego, podés ir ubicando aquellos objetos que precisas en tu cotidianidad, como por ejemplo algunas prendas de vestir y los artículos de limpieza básicos, como jabín, pasta de dientes y un juego de sábanas. A medida que vayan pasando los días, vas a poder ir definiendo qué cosas vas guardando y en qué lugar. Lo mejor es establecerse objetivos para que el desempacar no se convierta en una tarea infinita ni se prolongue demasiado en el tiempo. Por ejemplo, prever desramar dos cajas por día o por habitación.

La limpieza también es una etapa fundamental. Seguramente recibiste el departamento limpio, pero el ir y venir de cajas y las ventanas abiertas para ventilar seguramente levantaron un poco de tierra. Lo mejor es hacer una limpieza profunda e incluso sería ideal preguntar en tu nuevo edificio (o contratar uno) un servicio de exterminación de insectos y plagas.

Colocar las cortinas: especialmente si tenés alguna ventana que da al exterior. El motivo es obvio: ganar privacidad e intimidad.

Armar los muebles: para cumplir con este paso, lo mejor es pedir ayuda a algún amigo. A veces, hay que manipular varias partes de un mueble y mientras uno coloca un clavo, el otro sostiene una pieza. Así será más rápido y estamos menos expuestos a algún accidente doméstico.

Avisar tu nueva dirección: una vez que ya estás más organizada, tenés que avisar a todos tu nueva dirección: eso incluye no sólo amigos y familiares sino también al banco, a tu seguro de salud, a la suscripción de tal revista, etc.

Dar de alta los servicios: tendrás que hacer un par de llamadas para pedir Internet, cable y otros adicionales.

Consuelo: una vez que pasas esta etapa, empezás a amar tu nuevo departamento y te surgen una increíbles ganas de diseñar tus espacios y embellecerlos.

, , Posted by on

Cómo organizar una mudanza

¿Te mudás? ¡Qué alegría! Departamento nuevo, un espacio distinto, un cambio de aire. Todo muy lindo pero… ¿cómo estás viviendo la previa de la mudanza? Es un momento complicado. Organizar, buscar cajas, conseguir un flete, pedir ayuda a gritos. Sin embargo, esa tensión dura un par de horas o de días. O no: puede no existir si sabes organizarte. Grupo Nova te deja algunos tips para  organizar una mudanza.

En primer lugar, una mudanza es una buena oportunidad para deshacerse de cosas. Seguramente, en el proceso de guardar las cosas en cajas, te vas a encontrar con objetos que hace mil años que no usas y que ni siquiera te acordabas que existían. Entonces es ahora el momento de preguntarse si los necesitás y si los querés para algo. No te lleves ni guardes cosas “porque sí”. Si te propones tirar cosas, vas a ver como estás más liviano y la mudanza es menos tediosa. Incluso, si están en buen estado, una buena idea puede ser vender en sitios de cosas usadas y así podés hacerte de un dinero extra para comprar cosas nuevas para tu nueva casa.

En segundo lugar, la practicidad es la clave de las mudanzas exitosas. Lo que hay que hacer es clasificar, separar los objetos. La ropa por un lado, los libros por el otro, la vajilla por otro lado. Es seguro que cuando llegues a tu departamento nuevo, no vas a conseguir ordenar todo el primer día ni el segundo ni el tercero Y sin embargo, la vida continúa. El hecho de tener las cosas agrupadas por categoría o familiaridad te permitirá encontrarlas con mayor facilidad. Entonces, en las cajas podés identificarlas con su nombre (vasos) o con el espacio al que pertenecen (cocina). En este mismo aspecto, no te olvidés de dejar las cosas básicas y vitales a mano as{i después no enloqueces buscándolas Cosas como los artículos de higiene, un juego de sábanas, el pijama, etc.

Otra cuestión importante tiene que ver con el cuidado. Nada te va a causar más molestia que encontrarte con objetos que se rompieron en el camino. Entonces, hay que tomarse el tiempo de envolver y proteger aquellas cosas frágiles.

Por otro lado, también hay que tener todas las cosas prácticas y necesarias a mano. Por ejemplo, papel de diario, cajas, bolsas de plástico, fibrones, cinta, etc. De este modo, una vez que empieza el “proceso mudanza” no tendrás que poner pausa para salir a comprar cosas que te faltan.

Si tenés que desarmar muebles, hay que tener mucho cuidado al hacerlo. En primer lugar, con los tornillos y piezas que lleva. Lo conveniente es guardarlos en una cajita separada para no perderlos y para que no se mezclen con otros. Y también hay que prestar atención a la forma en que lo desarmamos ya que si no tenemos manual, luego nos costará saber como volverlo a su forma original.

Otra cuestión a resolver tiene que ver con el flete. Si no contás con la ayuda y la movilidad necesaria para ir de un lugar a otro, entonces tendrás que contratar un servicio. Pedí varios presupuestos e informate bien acerca de cómo se cobra: si por viaje, por hora o cómo.

Y por último, no te olvides que el gran secreto para no estresarse en una mudanza es el tiempo. No dejes todo para último momento. Lo mejor es ir guardando las cosas de a poco, empezando por aquello que menos se usa hasta llegar a lo que es de uso frecuente. Si sos prolijo, los últimos días sólo tendrás que resolver apenas algunos detalles y no tendrás la presión de desarmar una casa en pocas horas.

En Grupo Nova, nos encanta saber que podés elegirnos para dar ese paso y cambiar de aire. Tenemos muchas opciones para vos, de modo que esperamos tu consulta.